Compartir

Un paseo por las principales luchas del 2014

El año 2014, largo año de luchas y ataques. Empezó el año con un enero calentito, marcado por la lucha contra la especulación urbanística del popular barrio de Gamonal en Burgos, lo cual despertó una gran oleada de solidaridad desde todos los rincones del estado.

 

En febrero una movilización recorrió todo el país en defensa de los puestos de trabajo de los compañeros de las fábricas de Coca Cola, lucha victoriosa que continúa hasta el momento actual, todas las mañanas en la planta de Fuenlabrada.

En marzo las Marchas de la dignidad protagonizaron una masiva manifestación en Madrid, marcada posteriormente por una brutal represión contra los asistentes, que se saldó con multitud de heridos, multados y detenidos. Entre ellos destacan el caso de Miguel e Isma, que fueron ingresados en prisión preventiva durante casi tres meses, o la agresión al militante de CJC, Iñaki, que perdió la visión de un ojo tras el disparo de una pelota de goma de la policía antidisturbios.

La huelga estudiantil de los días 26 y 27 de marzo marcó un buen pulso del movimiento de los estudiantes contra la implantación de la LOMCE, los recortes en educación, la falta de plazas para estudios de Formación Profesional, la subida de tasas, etc.

Este 2014 también la cuestión de clase jugó un papel a la hora de mostrar opiniones. Mientras en marzo se detuvo a más de 20 jóvenes por mostrar sus opiniones en internet, en el mismo mes Mónica Oriol, la presidenta del Círculo de Empresarios se coronaba aseverando que los jóvenes que no trabajan ni estudian “no valen para nada”, obviando el más de 50% de paro juvenil y toda la colección de pérdidas de derechos que impiden poder estudiar a los hijos de los trabajadores.

La lucha de los trabajadores de la subcontrata leonesa Minerplan contra su ERE da sus primeros pasos en abril de este año. El objetivo de estos mineros era el cobro de los salarios y la vuelta al trabajo. La dura lucha de estos trabajadores se saldó con la reincorporación de gran parte de la plantilla a la empresa matriz, la Hullera Vasco Leonesa (HVL).

Junio estuvo marcado por la agitación derivada de la abdicación del rey Juan Carlos I en su hijo Felipe VI. Esto abrió las puertas a grandes movilizaciones masivas pidiendo un cambio en la forma de gobierno, luchando por la república. En este escenario los comunistas del PCPE y los CJC trabajamos con la consigna de “No a una segunda transición, por la república socialista y el poder obrero”, explicando el engaño de las propuestas que planteaban referéndums y repúblicas sin cambiar el orden económico de base del sistema.

El I Campamento de la Juventud empezó su andadura en julio en la montaña leonesa, dedicado a la paz y contra el imperialismo. Cerca de 150 jóvenes se reunieron para disfrutar de unos días de ocio, cultura, deporte, y política de la mano de los CJC.

Y así terminó el verano y comenzó de nuevo el curso. La crisis del ébola en España sacude los telediarios, culpan a una trabajadora del hospital Carlos III de Madrid por estar infectada de ébola tras atender al cura que semanas antes habían repatriado las autoridades españolas. Nadie cuestiona las condiciones del sistema sanitario español, nadie plantea que todo podría haberse evitado.

En octubre también se celebró la IV Conferencia de organización y finanzas de los CJC. Más de 150 militantes de la organización se reunieron en Madrid para culminar la primera fase del debate abierto sobre cuestiones de método y funcionamiento, y sobre mejora de las finanzas. Ahora, toca incidir en la aplicación de lo que colectivamente ha sido aprobado.

Durante los días 21, 22 y 23 de octubre otra huelga estudiantil moviliza a los alumnos de los distintos niveles de la educación española. Miles de jóvenes salen a la calle, pero esta demostración de músculo del estudiantado obrero y de extracción popular se queda corta para la necesidad que lucha que hoy experimenta el movimiento estudiantil, y ello evidencia la falta de una organización consistente a nivel estatal, la falta de un sindicato único y combativo para los estudiantes.

Pero el 2014 se sigue despidiendo de la clase obrera dejando tras de sí la aprobación de la ley mordaza, la autorización del fracking, la aparición de nuevos casos de corrupción, el empeoramiento a pasos agigantados de las condiciones de vida de la clase trabajadora, etc.

Pero la clase obrera no se quedará impasible, seguirán las huelgas como la que ahora mantienen los trabajadores de Correos, los trabajadores de Madrid Rio, los de Maya en Canarias, los bomberos forestales, etc. ¡No lograrán amilanar el poder de la clase obrera! Saben que quien todo lo produce, todo lo ha de decidir, y por lo tanto, frente a la constancia en ataques de la burguesía, oponemos la firmeza en la organización de las luchas de la clase trabajadora unida.

Marina Gómez