Compartir

Compañeros y compañeras, apenas llevamos unas semanas de curso y ya es evidente para todos que este año no va a ser sino un nuevo paso en el proceso de privatización de la educación que a través de las marionetas políticas y gubernamentales, esta vez del PP, en otras ocasiones del PSOE; impulsan los empresarios y banqueros en beneficio de sus intereses particulares. El pago de las tasas para lograr el acceso a la universidad se convertirá este nuevo curso en una cuesta cada vez más empinada para las familias trabajadoras. Llegar si quiera a poder plantearse el acceso a la Universidad será enormemente complicado para los estudiantes de medias que tendremos que soportar continuas reválidas y precios cada vez más elevados de material escolar, comedor y transporte. Los estudiantes de Formación Profesional, veremos otro curso más como nos hacen trabajar gratis para distintas empresas excusándose en que es una parte necesaria de nuestra "formación".

Todos los estudiantes, los de medias, los de FP y los de Universidad, todos los que somos hijos e hijas de familias trabajadoras y a los que cada día nos limitan mas el acceso a los estudios para convertirnos en mano de obra barata; tendremos que soportar que reduzcan las becas, que nuestros institutos se caigan a pedazos y sobretodo, que nuestras familias o nosotros mismos tengamos que trabajar de sol a sol para poder tener un derecho tan básico como la educación gracias a medidas como la LOMCE.

La educación sigue estando en el punto de vista del capitalismo, el mismo capitalismo que ha sumido a la clase trabajadora en miseria y mayor explotación. Bajo la visión capitalista, la educación no es un derecho, sino un producto que vender y del que sacar provecho. Y todo esto ocurre por qué no sabemos cómo pararles, cómo frenar de una vez los ataques del sistema capitalista contra los estudiantes de extracción obrera y popular, pues no contamos con fuerza para una movilización que ponga contra las cuerdas a las instituciones, que vacíe los centros de estudio y llene las calles. El Sindicato de Estudiantes convoca las movilizaciones desde arriba, de forma burocrática y sin contar con el estudiantado de base que ahora mismo solo podemos ir a la cola de sus convocatorias puntuales. Y esto ocurre porque en definitiva no tenemos nuestro propio sindicato estudiantil, organizado desde la base por nosotros mismos y que defienda nuestros intereses, los de los estudiantes de extracción obrera y popular. Ya es hora de cambiar la situación y contar con una herramienta que nos asegure poder sostener un pulso prolongado, dejar atrás las peticiones y comenzar a exigir. Un sindicato estudiantil estatal que finalmente paralice la destrucción de la educación pública y que defienda los intereses de las y los estudiantes. Por eso desde los Colectivos de Jóvenes Comunistas llamamos a todos los estudiantes a secundar la huelga de los días 21, 22 y 23 de Octubre, a crear asociaciones en cada instituto y en cada facultad, a trabajar con audacia y aprovechar la huelga para avanzar en la creación de un verdadero sindicato estudiantil estatal, defensor de los intereses de los hijos e hijas de trabajadores y que funcione de forma democrática y transparente. Os llamamos también a uniros a la Juventud Comunista, a los CJC, organización revolucionaria de la juventud obrera para luchar no solo por la educación gratuita y al servicio de los trabajadores sino en cada ámbito en el que los obreros y obreras somos golpeados; luchar para construir una nueva sociedad en la que una educación pública, gratuita y al servicio de los hijos e hijas de los trabajadores tenga cabida, una sociedad socialista.

 

¡Estudiantes, el 21, 22 y 23, organizad piquetes y movilizaciones en vuestros centros de estudio!

¡Por el sindicato estudiantil estatal: organización, organización y organización!


Articulo extraido de la web de los Colectivos de Jóvenes Comunistas