Compartir

Huelva y su provincia es nuevamente golpeada por la lógica del capital, en la que prima el objetivo económico inmediato, para lo cual necesita la destrucción masiva de fuerza de trabajo, la sistemática reducción y destrucción de puestos de trabajo, como solución a la crisis estructural y general del capitalismo, única forma que le es válida a la burguesía para el aumento de su tasa de ganancias.

Pero paradójicamente Ence es una empresa con resultados en números positivos. Lo que demuestra que la codicia capitalista no tiene freno ni fin.

Allá por 1957, la Empresa Nacional de Celulosa de Pontevedra, y sus homónimas de Huelva y de Motril, fusionadas por el gobierno español, constituyeron los orígenes de la actual ENCE, unas de las empresas estrellas del estado, con magníficos resultados económicos.

Es bajo el gobierno del PSOE, en el año 1995, cuando se inicia su privatización con una oferta pública a inversores privados del 49% de las acciones. Ya en 2001, bajo el gobierno del PP, culminará la privatización. Hoy los dueños son Retos Operativos XXI (Juan Luis Arregui) con 24,5% de las acciones; Alcor Holding (Alberto Alcocer y Alberto Cortina) con un 21,7%; Liberbank (banco constituido por la unión de Cajastur, Caja de Extremadura y Caja Cantabria), 6,9%; Fidalser (Pedro Jose López) con 5,1%; Autocartera 7,5%; quedando el restante 39,2% de las acciones en manos de inversores en capital flotante (Free float).

Seguro que algunos de estos nombres nos suenan y mucho; todos ellos pertenecen a la misma oligarquía, dueña de multitud de empresas, y hoy todas ellas inmersas en el proceso criminal de destrucción de fuerzas productivas”

En la empresa Ence desde el 2012 se está en un proceso continuado de reducción de plantilla, la intención de la empresa es terminar este proceso con el despido de más del 90 % de los 1200 empleados en plantas con los que contaba en 2011.

Para la planta de Huelva el cierre de la sección de pasta de celulosa representa el despido de 294 trabajadores de 300 con los que cuenta la planta, y afectara a más de 2500 puestos de los mal llamados indirectos. Esta situación era conocida por las cúpulas sindicales desde hace meses, y éstas haciendo el juego a la patronal han intentado por todos los medios llegar a acuerdos a espaldas de los trabajadores. Hoy en Ence Huelva se está viviendo una situación escénica que todos recordamos, la de Delphi de Puerto Real, en la que las cúpulas sindicales y PSOE e IU, llevaron a cientos de trabajadores a la bancarrota y miseria con falsas promesas de recolocación.

El PCPE hace un llamamiento a los trabajadores de Ence, a mantener posiciones de clase en defensa de su presente y futuro, a no dejarse arrastrar por falsas promesas de la patronal que las cúpulas sindicales presentaran como única salida, a que se organicen en Comités de Unidad Obrera en los que sean ellos en asambleas los que decidan las formas de lucha y que éstas como fin tengan el mantenimiento de su trabajo.

J. J Sánchez