Compartir

Los números de atención telefónica han dejado de ser gratuitos: 901166565 en el Instituto Nacional de la Seguridad Social; 901502050 en la Tesorería General de la Seguridad Social; 901109899 en el Instituto de Mayores y Servicios Sociales; y 901119999 en el Servicio Público de Empleo Estatal (el desparecido INEM).

El hecho de que las líneas de atención telefónica hayan dejado de empezar por 900 para pasar al 901 conlleva un coste compartido para el ciudadano/a que necesita obtener información acerca de los requisitos de acceso a las prestaciones económicas de la Seguridad Social, o para recibir orientación de cuál es la documentación que ha de presentar, o para saber qué trámites ha de realizar, o para conocer en qué fase está la tramitación de un expediente, o para solicitar un informe de su propia vida laboral.

El Gobierno no tiene en cuenta el nivel de ingresos económicos del pensionista o del trabajador/a que está solicitando información telefónica, que puede cobrar sólo 354,99 euros/mes, que es la pensión mínima de quien tiene reconocida una incapacidad permanente total para el trabajo habitual y menos de 60 años; ni que esté cobrando el salario mínimo interprofesional de 645,30 euros/mes, ni que esté percibiendo el indicador público de rentas de efectos múltiples (IPREM) de 532,51 euros/mes. Porque, en cualquiera de estos casos, quien llama va a tener que pagar por recibir una información del sistema público de Seguridad Social.

La privatización y el desmantelamiento de los servicios públicos es un hecho que se va infiltrando entre la población como si fuera natural e inevitable, con un goteo constante que no debemos tolerar, y que va pasando desapercibido en múltiples ocasiones. Los informes de vida laboral ya no los envía la Tesorería General de la Seguridad Social, sino que lo hace una empresa privada, Servinform, S.A., tal y como se lee en el Boletín Oficial del Estado de 8 de octubre de 2012, que publicó la contratación del Servicio para la impresión, manipulado y envío de documentos de vidas laborales y bases de cotización por importe de 1.445.854,00 euros.

La Intervención General de la Seguridad Social contrata, desde hace varios años, a empresas privadas para que realicen sus tareas, así, el Boletín Oficial del Estado, de 17 de abril de 2012, publica la formalización de los contratos del servicio de consultoría y asistencia de prestación de servicios de colaboración para la realización de auditorías en el sector de Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social, centros mancomunados y hospitales dependientes del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (ejercicio 2012), en 5 lotes, de los cuales, 3 se adjudicaron a la empresa López R. Auditores S.L. por importe de 211.550 euros más IVA; y, los otros 2 a la empresa B.D.O. Auditores. S.L. por importe de 165.500 euros más IVA.

El Boletín Oficial del Estado, de 3 de mayo de 2013, publica la formalización de los contratos del servicio de colaboración para la realización de la auditoría de cuentas de los ejercicios 2012 y 2013 de determinadas Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social, que está distribuida en 4 lotes, de los cuales, 2 se adjudicaron a la empresa López R. Auditores, S.L. por importe de 251.200 euros más IVA; otro a la empresa Faura Casas Auditors Consultors, S.L. por importe de 120.000 euros más IVA; y el otro a la empresa Betean Auditoría, S.L.P. por importe de 98.000 euros más IVA.

Y algo parecido ocurre con la tarjeta sanitaria, y si no vayamos a solicitarla al Instituto Nacional de la Seguridad Social al que corresponde el reconocimiento de nuestro derecho a la asistencia sanitaria y veremos que no nos la entrega inmediatamente, porque ya nos la enviará ¿Quién? A que acierto si apuesto que una empresa privada.

¿Alguien cree que cuando una empresa privada participa en un expediente de contratación con la Administración Pública para que le adjudiquen un contrato es a cambio de perder dinero?

De ahí que la clase obrera ha de seguir luchando en defensa de los servicios públicos para hacer frente a la ofensiva del capitalismo.

¡¡TODO PARA LA CLASE OBRERA!!

Ignacio Pastor