Compartir

Asistimos con horror a los datos que se suceden en la multitud de artículos y declaraciones que en estos días nos informan de las consecuencias económicas de la venta de Catalunya Banc al BBVA.

Es un insulto desgarrador que casi 12.000 millones de € –11.839 en concreto– sea la cifra que le ha costado al erario público salvar de la quiebra el banco privado que resultó de la fusión de tres cajas de ahorros catalanas1. Un total de 254€ por cada uno de los 46,5 millones de habitantes de este país que, sin haber participado en nada del botín incesante y descontrolado que se repartieron durante años la gran patronal y todos2 los partidos políticos del sistema, ahora, cuando se trata de tapar los agujeros de esa política irresponsable que estuvo en la base de la burbuja financiera e inmobiliaria que ha acabado costándole su vivienda a millones de personas, son llamados a cubrirlos con recortes y sacrificios en sus prestaciones sociales3 y derechos laborales.

Una vergüenza tan evidente que hasta los corifeos del sistema elevan sus voces y lanzan sus plumas y teclados a clamar contra el aberrante resultado de este rescate bancario. Unidos con argumentos muy similares, los diversos grupos editoriales claman, en el vacío y sin ningún tipo de propuesta concreta, por poner fin a este latrocinio que solo acaba de empezar y que, según las previsiones del Tribunal de Cuentas, puede llegar a consumir 107.913,4 millones de € de dinero público, pero que si nos fiamos más del propio FROB llegará a 150.00 millones de € (14.66% del PIB)4.

Juntos, viviendo del pesebre del sistema, los mismo que avalaban las políticas de los presidentes de gobierno que reclamaban un puesto en el G-8 para España (Aznar) o decían que estábamos instalados en la Champions League de la economía internacional (Zapatero) y ayudaron a engañar a la clase trabajadora proclamando que ya nunca más volvería a haber paro y que a todos nos esperaba un puesto entre la “clase media” con acceso ilimitado al crédito y al consumo, ahora nos dicen que es necesario ponerle freno a esta situación.

Buscan las culpas fuera y, tratando de confundir a las víctimas con los verdugos, limitan la responsabilidad de lo que está ocurriendo a la codicia de unos pocos banqueros y a la mala cabeza de quienes pidieron créditos por encima de sus posibilidades. Un cuento de cuatro “banqueros malos” y una multitud de fracasados sociales (loser)5 en el que se salva el sistema que lo genera.

Es el capitalismo el que a través de sus voceros marca los límites de la crítica aceptable y posible. Nada hay fuera de ese espacio y, consecuentemente, nadie que proclame la necesidad de modificar las reglas del juego para cambiar el sistema, tiene posibilidad de expresarse en los monopolios de comunicación propiedad de la oligarquía. Así es la dictadura del capital.

LAS CUENTAS NO ENGAÑAN

150.000 millones de €6 son generaciones enteras de españoles y españolas condenados a la pobreza para salvar a la banca de su primera gran crisis y, sin embargo, el capitalismo, a pesar de la crisis superestructural que afecta a los elementos que protagonizaron la Transición, aún es capaz de mantener los consensos sociales que le permiten una amplia hegemonía en la que sigue sin atisbarse la posibilidad de un sociedad diferente basada en el poder obrero y el Socialismo.

¿Hasta cuándo? Esa es la pregunta que hemos de hacernos individual y colectivamente. ¿Dónde está el límite de la dominación que nos convierte en esclavos sin conciencia de su situación? ¿Acaso otro mundo es posible en el capitalismo7? Miremos a nuestro entorno y analicémoslo. Los hechos nos dan la respuesta.

¿Reforma o Revolución? De ti depende

Julio Díaz


11 Efectivamente así es, no se trata de un error. 3 cajas de ahorros públicas se fusionan y devienen en un banco privado. Aún habrá quien le eche la culpa a la dialéctica y diga que eso de produjo porque la acumulación de cambios cuantitativos provoca cambios cualitativos
2 Y cuando decimos todos, son todos; incluida IU que acumulaba una deuda reconocida con los bancos a finales de 2012 de 15,1 millón de €, IC 14,2, EUiA 165.039 y el PCE 401.042 €.
3 11.839.000.000 de € para salvar a un banco y 13.880.000.000 de € en recortes en sanidad y educación
4 3.225€ por cada español. ¡Qué lejos quedó aquella peseta que nos pidiera Lola Flores en 1989!
5 Término anglosajón usado para denostar a quien no es competitivo en esta sociedad de oportunidades
6 Pagados con deuda soberana , el monto final es una cifra muy superior por el pago de intereses
7 Miremos la realidad actual de Islandia que tras la llamada Revolución Islandesa sigue perteneciendo a la OTAN, a la OCDE y vuelve a gobernar el mismo partido de derechas que le llevó a la quiebra financiera