Compartir

Entrevista de Unidad y Lucha a los trabajadores de Talleres Vázquez, de la provincia de Sevilla, quienes nos hacen saber la situación por las que les está haciendo pasar la empresa y las medidas que tomaron para combatirla.

 

Unidad y Lucha: Antes de nada, contadnos un poco, ¿qué es Talleres Vázquez y a qué se dedica?, ¿quién es el dueño de esta empresa?, y ¿cuál ha sido la situación durante los últimos años en la empresa?

Trabajadores de Talleres Vázquez: Talleres Vázquez se dedica la construcción metálica de élite, de diseño, trabaja con arquitectos de élite. Nosotros hemos hecho obras como las del Palacio de San Telmo, el Parlamento de Andalucía, la Biblioteca Municipal de Sevilla, el Pabellón de la Navegación o el Palacio de Congresos y Exposiciones de Sevilla  (FIBES). Entre los arquitectos se encontraban: Guillermo Vázquez Consuegra (el hermano del dueño), González Cordón, Antonio Cruz, Antonio Ortiz o Cayuela.

Quien tiene la propiedad, según los papeles, es Rosario Melero Izaguirre, su mujer. Sin embargo, quien maneja y dirige es Jorge Vázquez Consuegra (JVC).

La empresa, aun habiendo perdido carga de trabajo, se ha mantenido con bastante trabajo. Hay que tener en cuenta que JVC tiene muchos contactos muy influyentes en el mundo de la construcción, lo que hasta el día de hoy ha permitido mantener una carga de trabajo importante. De hecho, desde que comenzó la crisis hasta ahora, ha podido mantener a la plantilla entera. Sin embargo, a día de hoy, estamos bajo un concurso de acreedores.

UyL: ¿Por qué elegisteis la huelga como herramienta de lucha? ¿Cuál es vuestro objetivo?

TdTV: Tras 5 meses sin pagarnos, y después de muchas reuniones y un intento de conciliación en el Servicio Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales de Andalucía (SERCLA), él nos planteaba que siguiéramos trabajando por las cantidades que él decía que podía pagar. Incluso algunas de esas cantidades han sido 100€.  Además, a día de hoy sólo hemos cobrado, en lo que va de año, 1300€. JVC pretende que trabajemos gratis. Entonces, decidimos ir a la huelga, porque en estas condiciones no se puede trabajar.

El objetivo es cobrar los sueldos atrasados.

UyL: ¿Cómo ha evolucionado la huelga y en qué punto se encuentra?

TdTV: La huelga comienza buscando el apoyo de un sindicato para legalizar la huelga, CCOO, para no vernos en tierra de nadie. A partir de ahí todo los demás ha venido sucediendo con el pasar de los días.

La unidad de la plantilla ha sido casi total. Nosotros somos 31 trabajadores en plantilla, y 22 fuimos a la huelga, casi la mayoría de trabajadores que no están en las oficinas. Primero había algunos que no estaban de acuerdo, y finalmente se han descolgado 2, quedando finalmente 20. El resto, según ellos, están en “situación de vacaciones”. Eso quiere decir que están colaborando con la empresa, comportándose como perros y esquiroles. Algunos de ellos están colaborando en el otro taller nuevo que ha montado JVC a nombre de su hijo, y otros están en sus casas.

Más allá de estar en la puerta del centro de trabajo para que no entre ni salga nada de la fábrica, hemos intentado llegar a la opinión pública celebrando una concentración en la Plaza de la Encarnación (Las Setas) y también asistimos al Día Internacional de los Trabajadores.

La huelga se ha notado mucho en los bolsillos. Llevamos 63 días con hoy viniendo aquí, con gastos de gasoil y demás para podernos mover, porque la mayoría vivimos a unos 25 Km de aquí. Además, en nuestras casas tenemos atrasadas todo tipo de facturas: luz, agua, hipoteca, alimentación, es decir, todo lo que lleva una casa.

En cuanto al apoyo, lo hemos recibido de los sindicatos y trabajadores de otras empresas, ayudándonos con cajas de resistencia. Entre ellos están los compañeros de Hispacold o de AIG.

UyL: ¿Cuál fue la postura de la JVC ante la huelga? ¿Utilizó algún método para “boicotear” la huelga?

TdTV: Desde el principio ha intentado dividir a la plantilla. Intentó prometerle puestos de trabajo seguro a algunos de los compañeros, pero dado que no pagaba, nadie accedió a ese chantaje.

Por otro lado, como antes comentaba, abrió otra empresa del mismo sector a nombre del hijo. En un mes le ha cambiado el nombre y la ha puesto a nombre de la novia de su hijo.

UyL: Las estrategias de los patrones para seguir acumulando beneficios a costa de aumentar la explotación de los trabajadores son muchas y diversas, ¿qué pensáis de que JVC haya creado otra empresa similar a nombre de su hijo? ¿Qué objetivo creéis que persigue?

TdTV: La empresa entró en concurso de acreedores porque JVC tiene como objetivo ahorrar cerca de 1.000.000€ en indemnizaciones, tanto de deuda salarial como indemnización por despido. Una vez disuelva la sociedad Talleres Vázquez Construcciones Metálicas S.L., quedará insolvente. Es más, este millón de euros lo pagará el Estado a través del Fondo de Garantía Salarial (FOGASA). Pretende deshacerse de una plantilla con años de antigüedad, y está aprovechando además para bajar los sueldos gracias a la última reforma laboral.

UyL: ¿Qué aprendisteis de esta huelga?

TdTV: Principalmente la necesidad de la unidad de los trabajadores, y la huelga como herramienta de lucha de los trabajadores. En la anterior época de bonanza, cada trabajador tomaba las normas de la empresa a su manera, individualmente, a fin de cobrar nuestros sueldos. Sin embargo, ahora, al atacarnos al conjunto de la plantilla, nos hemos dado cuenta de que era necesario responder todos a una, aquí nos hacemos una piña y vamos a por nuestros derechos.

También hemos aprendido que es necesario ayudar en luchas que no sean estrictamente la nuestra.

Resumiendo, esta lucha no la hemos buscado, sino que nos hemos encontrado metidos en ella.  Una vez en ella, hemos ido aprendiendo día a día qué es lo que hay que ir haciendo para defender nuestros intereses. No teníamos toda la reforma laboral clara, por falta de interés y cultura sindical, como gran parte de la clase obrera. No fue hasta que nos tocó de lleno cuando aprendimos a saber si teníamos un derecho que no disfrutábamos o este otro que nos quieren negar. Se trata de algo que los trabajadores tenemos que aprender.