Compartir

El fin de semana anterior (confirmó el Portavoz de la Casa Blanca Jay Carney), el director de la CÍA, John Brennan, se reunió con funcionarios de seguridad y ministros del autoproclamado gobierno de Kíev, antes de que el Ministerio ucraniano del Interior anunciara el inicio de la operación especial euro-nazi contra los partidarios de la federalización que protestaban en el este del país.

Diputados comunistas fueron vapuleados, mientras sesionaba la Rada, por los matones fascistas al servicio de la UE-EEUU, pero esto no salió en la prensa.

Occidente, que ayer prohibía al gobierno depuesto el uso de la fuerza contra los manifestantes ahora lo recomienda al gobierno títere de Kiev. "Ucrania se hace pedazos" clama EUUE para quien la integridad territorial de las naciones (según cuales) es un valor sagrado e intocable cuando de la ruta del gas se trata.

Aplastar con blindados las manifestaciones, lo que en Venezuela sería calificado de crimen aunque lo hiciera el gobierno electo en las urnas, es legítimo que lo hagan en el este de Ucrania los mercenarios asesorados, organizados y financiados por la CIA. El periodismo canallesco usa las palabras como mejor conviene a los intereses del amo en cada coyuntura. Así cubrió el periódico Le Moniteur Universel el avance de Napoleón desde su huida del destierro hasta su entrada triunfal en París :

- 9 de marzo: "El monstruo escapó de su destierro"

-13 : "El tirano está en Lyon. Cunde el pánico en las calles"

-18 : "El usurpador está a seis días de París"

-19 : "Bonaparte avanza a gran velocidad, pero nunca entrará en París"

-20 : "Napoleón llegará a las murallas de París mañana"

-21 : "El emperador está en Fontainebleau"

-22 de marzo: "En la tarde de ayer Su Majestad El Emperador hizo su entrada pública y llegó a las Tullerías. Nada puede contener la alegría universal ¡Viva el Imperio!"