Compartir

 

Como era de esperar, la mesa de negociaciones sobre la situación del Sáhara Occidental organizada en Ginebra bajo auspicio de la ONU a comienzos del pasado mes de diciembre concluyó sin ningún acuerdo concreto que permita avanzar en la resolución del conflicto. La mesa de negociación, en la que participaron representantes de la República Árabe Saharaui Democrática, de Marruecos, Argelia y Mauritania, se vio bloqueada por la posición marroquí de negar cualquier posibilidad a un referéndum de autodeterminación del pueblo saharaui.

El PCPE reitera su completa solidaridad con la causa del pueblo saharaui y su exigencia de un referéndum de autodeterminación, con plenas garantías y con participación de todos los refugiados saharauis como única vía democrática y justa para resolver la ocupación colonial del territorio saharaui por parte del Reino de Marruecos.

La posición del Estado Español, protagonizada en este caso por el ministro de Asuntos Exteriores Josep Borrell, ha mostrado una vez más la indigna sumisión del Reino de España y sus representantes políticos a los intereses económicos del capitalismo español y sus inversiones en Marruecos. Ejemplo de esa política de complicidad con el régimen marroquí fue la posición de Borrell el pasado mes de octubre en la que se posicionó en contra de la celebración de un debate sobre la situación del Sáhara en el Congreso de los Diputados, alegando que ello podría perjudicar las relaciones con Marruecos (se entiende las relaciones del gran capital) y que España no tiene carácter de “potencia administradora” en el Sáhara. Todo ello a pesar de que Pedro Sánchez se pronunciara en la Asamblea General de Naciones Unidas a favor de un referéndum de autodeterminación para el Sáhara.

La posición de Borrell y su contradicción con lo expresado por Sánchez manifiestan los límites de la socialdemocracia: retórica izquierdista, democrática y liberadora que luego en la práctica se pliega sumisamente a los intereses del gran capital y se transforma en complicidad con las continuas y graves violaciones de Derechos Humanos por parte del régimen marroquí.

El PCPE es consciente de que sólo la solidaridad internacionalista hará que el Gobierno Español se posicione a favor de la libertad del Sáhara, por lo que hacemos un llamamiento a la movilización popular a favor de un referéndum de autodeterminación, del regreso de los refugiados y de la liberación de todos los presos políticos saharauis.

Eloy Baro