Compartir

Vídeo de la manifestación obrera de Sniace (Torrelavega - 27/09/2013)

Las mayores dosis de solidaridad sólo pueden producirse entre la clase obrera.

Después de 9 meses de un largo conflicto en la fábrica Sniace, situada en la comarca del Besaya, Cantabria, la patronal comunicaba el despido por carta el pasado 26 de Septiembre a la totalidad de la plantilla. De esta manera, los 533 trabajadores y trabajadoras recibían en sus casas la comunicación oficial por parte de la empresa de no regresar a sus puestos de trabajo después de llevar, en muchos casos más de 40 años vendiendo su fuerza trabajo, indemnizándoles por ello con 20 días por año de trabajo (máximo 12 meses), y comunicándoles también que la empresa no tiene posibilidad de hacer frente a la indemnización.

Este final, sucede después de una larga lucha en la que el desarrollo del conflicto hacía conscientes a los trabajadores que sus intereses son irreconciables con los de la patronal y más en este momento histórico donde el capitalismo agoniza y ansía arrebatarnos todo.

Hace 9 meses la empresa anunciaba un ERE temporal de 6 meses para el 62% de la plantilla, que más adelante amplió a todos los trabajadores, con ello encendía la llama de un largo conflicto laboral que ya está haciendo historia en la comarca, igual que lo hicieran hace 20 años, cuando los mismos trabajadores protagonizaron un encierro de casi 50 días en la empresa en defensa de sus puestos de trabajo.

En esta ocasión, el órdago de la empresa consistía en el despido de más de 200 trabajadores, y los que se quedasen trabajando lo harían con una reducción salarial del 17%, entre otras cosas. Es decir, trabajar más, cobrar menos y hacerlo en peores condiciones. Si no se asumían estas condiciones, la empresa cerraría.

Ante este ataque frontal, los obreros de Sniace no han flaqueado ni un segundo, varias huelgas en la empresa y movilizaciones multitudinarias concluían con una emocionante votación en Asamblea, donde por abrumadora mayoría aprobaron que ni un solo trabajador quedaría por el camino en esta lucha.

A pesar de recibir las cartas de despido, los obreros continúan en la lucha, con el apoyo del Partido y nuestros Jóvenes comunistas, que no hemos dejado ni un instante de estar codo con codo en su lucha, que es la nuestra, y en ello continuamos. Porque la única salida para este conflicto es la nacionalización de la industria con un fuerte control obrero, porque la explotación y la miseria es lo que nos espera al conjunto de la clase obrera si no nos organizamos por la construcción del socialismo. Porque los obreros de Sniace, son conscientes, que en caso de volver a trabajar en la empresa para los mismos explotadores, lo harán en condiciones miserables. Solo unidos venceremos, y como gritamos todos juntos cada Viernes, ahora más que nunca compañeros: Luchar, luchar, luchar hasta vencer, luchar hasta llevar a los obreros al poder.

Lorena G. T.