Compartir

Con un gobierno u otro, el poder seguirá en las mismas manos.

Seguro que sabes quién tiene la culpa de que haya nuevas elecciones el 26J. Durante la campaña, los partidos que no se han puesto de acuerdo en estos seis meses se esforzarán por decirte que la culpa es de los demás.

 

Puedes comprobar por ti mismo cómo todos ellos ahora exageran sus diferencias, pero has visto durante estos meses cómo decían estar dispuestos a asumir importantes rebajas en sus programas y discursos.

Finalmente, seis meses después del 20D nos convocan de nuevo a las urnas porque durante todo este tiempo no han sabido cómo repartirse los cargos y los sillones, porque todos querían lo mismo.

Has podido ver cómo sus propuestas no son realmente tan diferentes entre sí. Se pelean por el color de las ramas para que no puedas ver el bosque. Han intentado que no te fijaras en que ninguno propone medidas para atacar a las causas que han generado los recortes, los desahucios, el paro masivo, la precariedad laboral o la emigración de la juventud.

Hablan de acabar con la corrupción, de liquidar los paraísos fiscales, de dar más ayudas a las personas paradas, de retoques cosméticos y de pequeños cambios en la gestión del capitalismo. Hablan de cambio para buscar el apoyo de quienes padecen las consecuencias de este sistema injusto y explotador, en el que el rico es cada día más rico y al trabajador le cuesta cada vez más llegar a fin de mes. Generan ilusiones sobre un capitalismo distinto, porque no creen que el el sistema capitalista lo que debe ser cambiado.

Pase lo que pase el 26J, gobiernen unos u otros, todos hablarán de “cambiar las cosas” pero no cambiarán nada, porque las grandes empresas y la banca, los monopolios, seguirán imponiendo sus intereses a la mayoría obrera y popular. Su dictadura camuflada de democracia será renovada y rejuvenecida, cambiarán algunas formas de ejercerla, pero seguirá siendo democracia para los ricos y dictadura para los demás.

No generamos falsas ilusiones. Un “cambio” no es suficiente. Hay que revolucionar la política española abordando los problemas desde su misma raíz. Votando al PCPE pones tu grano de arena. Organizándote con el PCPE haces revolución.

Porque sin revolución no hay cambio.

VOTA PCPE

Desde el estallido de la crisis nuestras condiciones de trabajo y de vida han empeorado. Pero la crisis no ha golpeado a todo el mundo por igual

NOSOTROS Y NOSOTRAS ELLOS Y ELLAS
  • Descenso de los salarios reales en un 25%.
  • La brecha salarial entre ricos y pobres incrementada en un 50%.
  • Cerca de 600.000 desahucios.
  • Más de 4 millones de trabajadores y trabajadoras que no encuentran un empleo.
  • Cientos de miles de pequeños comercios forzados al cierre.
  • El salario de los altos directivos de las grandes empresas españolas es 27 veces mayor que la media del conjunto de trabajadores y trabajadoras.
  • Los beneficios netos de las empresas del IBEX-35 fueron en 2015 de más de 24.000 millones de euros.
  • En nuestro país 140 familias controlan cerca del 85% del PIB.

 

Esto no ha cambiado tras el 20D, ni lo hará tras el 26J, porque el sistema que lo genera no va a ser cambiado en el Parlamento. Hay que movilizarse y forzar

ALGUNAS PROPUESTAS PARA EL VERDADERO CAMBIO EN NUESTRO PAÍS

Nuevo Estatuto de los Trabajadores que blinde los derechos de la mayoría obrera y popular. Derogación de todas las contrarreformas laborales. Salario Mínimo calculado en función de las necesidades del pueblo. Hacia el control obrero de la producción.

Somos los trabajadores y las trabajadoras quienes producimos la riqueza de este país, hagamos leyes que protejan nuestros derechos.

Nacionalización de los sectores económicos estratégicos: banca, comunicaciones, energía, transportes. Recuperación de las grandes empresas privatizadas, sin indemnización.

Lo que un día perteneció al pueblo debe volver a su propiedad, y que sus beneficios reviertan en la mayoría.

Nacionalización de las grandes explotaciones agrarias y de tierras sin cultivar. Impulso al cooperativismo agrario y ganadero. Apoyo a las pequeñas explotaciones. Precios justos para pequeños productores.

Por nuestros agricultores y ganaderos, con nuestros jornaleros, sobran grandes terratenientes o propietarios ociosos y especuladores.

Sanidad, educación, servicios sociales y de empleo exclusivamente públicos. Reversión de todas las privatizaciones.

Defiende lo público, porque es tuyo.

Adopción inmediata de medidas sociales: Devolución a las familias de las viviendas robadas por la banca. Paralización de los cortes de luz, agua o gas a familias en situación de desempleo o precariedad. Control de los precios de bienes de primera necesidad.

Si somos mayoría, gobernemos para la mayoría.

Salida de la Unión Europea, del euro y de la OTAN. Ruptura con el TTIP y demás compromisos imperialistas. Desmantelamiento de las bases de la OTAN en España y expulsión de militares extranjeros. Reconocimiento de Palestina y el Sahara como Estados soberanos.

Por el internacionalismo proletario, por una política de paz y cooperación con los pueblos.

Propuestas de verdadero cambio, propuestas para comenzar a organizar la Revolución. Vota PCPE