Compartir

Parte del alegato presentado por Gerardo en la vista de sentencia celebrada el 12 de diciembre de 2001:

Que sepan los señores fiscales que la única sangre que podría haber en estas manos es la de mis hermanos caídos o asesinados cobardemente en las incontables agresiones y actos terroristas perpetrados contra mi país por personas que hoy caminan tranquilamente por las calles de esta ciudad. Sangre por la que un día juré que estaría dispuesto a sacrificar mi propia vida si con ello podía proteger a mi pueblo de semejantes crímenes.

Su señoría, la Fiscalía considera, y así lo ha pedido, que debo pasar el resto de mi vida en una cárcel. Confío en que si no es en este, en algún otro nivel del sistema, la razón y la justicia prevalecerán por encima de los prejuicios políticos y los deseos de venganza y se comprenderá que no hemos hecho ningún daño a este país, que merezca semejante condena. Pero si así no fuera, me permitiría repetir las palabras de uno de los más grandes patriotas de esta nación, Nathan Hale, cuando dijo: “Solo lamento no tener más que una vida para entregar por mi patria”.

Muchas gracias.

Gerardo Hernández Nordelo

Gerardo Hernández Nordelo, uno de los CINCO heroes cubanos (Gerardo, Antonio, René, Fernando, Ramón) prisioneros del imperialismo ha estado recientemente en España.

Durante 16 años un sostenido movimiento de solidaridad en el mundo ha luchado por su liberación, Gerardo fué sentenciado a dos cadenas perpetuas y 15 años, verle caminar libre por las calles es una victoria para todo el movimiento de solidaridad.

La historia de los CINCO es suficientemente conocida y es por eso que consideramos que no es necesario repetirla.

A los comunistas que hemos tenido la oportunidad de conocer a Gerardo, nos ha conmovido su  sencillez.

Gerardo tiene la cercanía de un revolucionario , la humanidad de un comunista, una dignidad   inquebrantable que ha mantenido frente al enemigo durante todos estos años, sin ceder en ningún momento ni siquiera  cuando era amenazado con dejarle pudrirse en el "hueco" .

Los CINCO forman parte de la historia de los pueblos, ellos lucharon contra la mafia que ampara el imperialismo,  lucharon por la soberanía de Cuba, por el derecho del pueblo cubano a defenderse de las constantes agresiones imperialistas.

Gerardo se encogía de hombros, en una actitud de aceptación sin dudas, cuando nos relataba la imposible defensa de un abogado que argumentaba la inviabilidad legal de mantener la identidad de "Manuel Viramontes", ya que la fiscalía tenía en su poder el certificado de su defunción , así como la declaración de la familia que acudiría al tribunal para declarar que él no era quien decía ser. Recuerda como su corazón latía con fuerza ante un discurso de Fidel en el cual reconoció la labor de los cinco  y la larga batalla que librarían , pero con la certeza de que volverían, y esa certeza "volverán", ha acompañado a los CINCO y también  a todos aquellos que han luchado contra la injusticia de su prisión.

En la persona de Gerardo, reconocemos a los CINCO, su disposición para luchar allí donde la revolución considere está su lugar, su compromiso con el socialismo, la larga batalla de la revolución  contra un enemigo que promueve leyes como el criminal bloqueo económico, comercial y financiero que hace más de 50 años trata de axfisiar al pueblo cubano, la ley asesina de ajuste cubano que estimula a la población a abandonar la isla poniendo en peligro sus vidas al mismo tiempo que limita la concesión de visados  para una salida legal, haciendo de la política migratoria uno de los instrumentos de hostilidad contra la revolución.

Teresa Pantoja